El poder de la dictadura de Qatar y otras en el deporte mundial

Grupo catarí de la familia Kabchi.

Club: Albacete.

Turki al Sheikh. Asesor de la corte real de Arabia Saudí bajo el rango de ministro.

Club: U.D.Almería (desde 2019), comprado por 20 millones de Euros.

Uno de los jeques más mediáticos de los últimos años: Anteriormente había sido propietario del Pyramids FC egipcio. Trasciende mucho más allá de los negocios. En los descansos de los partidos ha sorteado coches entre los abonados.

Fondo Infinity Capital. Ligado a la familia real de Baréin. Club: Córdoba

Aspire Academy de Qatar

El emirato realiza sus inversiones a través de Qatar Sports Investments (QSI), una filial de su fondo soberano destinada exclusivamente al deporte. QSI es propietario de clubes, medios y escuelas de fútbol en todo el mundo.

Clubs: K.A.S. Eupen belga  (desde 2012) y Cultural y Deportiva Leonesa (desde 2015). Son clubs-laboratorio para futbolistas cataríes y africanos en formación. Lo venden como “iniciativa humanitaria”.

Además tiene acuerdos de colaboración para el desarrollo de jóvenes futbolistas con el Real Ma

drid, Villareal, Real Socieddad, Leeds United (Reino Unido, desde 2018), Red Bull Salzburg, Lask Linz, y con el indio Delhi Dynamos.

Aficionado de la Cultural Leonesa

Hace unos meses, en un partido de la CyD Leonesa, un aficionado sacó un cartel que decía ¿Dónde están los derechos humanos en Qatar? y fue retirado por la policía, expulsándolo además del estadio. Así opera el Estado represor español al servicio de los intereses cataríes.

Abdullah ben Nasser Al Thani, familiar del actual emir de Qatar.

Club: Málaga (de 2010 a 2019). Invirtió los primeros años llevando al equipo a las rondas finales de la Champions League. Pero el control financiero de la UEFA llevó a una sanción por su gestión. Dejó de invertir en el equipo, el Málaga descendió a Segunda División y los aficionados pasaron de aplaudirle como súbditos (“mientras mi equipo gane me da igual que roben”) a corear y gritar “Al Thani vete ya”, consiguiendo que en 2019 se desligara por completo del equipo.

Mansour bin Zayed Al Nahyan

Mansour bin Zayed Al Nahyan

Su familia gobierna Abu Dabi, uno de los emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos (donde se aloja, en un complejo de lujo de su propiedad, el rey emérito Juan Carlos I). Fortuna: 20.126 millones. También es miembro del consejo de Al Jazeera Sport Company.

Clubs: Girona, Melbourne City F.C. (A-League Australia), El New York City F.C. de la MLS.

Montevideo City Torque (Uruguay) de la Major League Soccer, del Yokohama F. Marinos de la J. League Division 1 y del Manchester City (Reino Unido, desde 2008).

Su llegada cambió la deriva del equipo, un clásico del fútbol inglés que no ganaba la liga desde la temporada 1967–68. Desde 2008, el City ha ganado cinco títulos de la Premier y se ha convertido en referente del fútbol europeo.

Nasser Al-Khelaïfi

Nasser Al-Khelaïfi

Líder del fondo soberano catarí Qatar Sports Investments (QSi), compró el club PSG (Paris Saint-Germain, Francia) en 2011. Desde 2013 es ministro sin cartera de Qatar. Fortuna: 6.897 millones.

Es extenista, no proviene de la realeza. Presidente de la Federación de Tenis de Qatar, vicepresidente de la Federación Asiática de Tenis y presidente de Bein Sports (Al Jazeera Sports). Controla también beIN Media Group, la cadena que gestiona los derechos televisivos del fútbol europeo en Oriente Próximo. Además, es el presidente de la Asociación de Clubes Europeos (ECA) y forma parte del organigrama de la UEFA y de la FIFA.

Mohammed Bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudita.

Acusado de orquestar el asesinato en 2018 del periodista crítico con el régimen, Jamal Khashoggi.

Club: Newcastle United (Reino Unido, desde 2021), adquirido a través del Fondo Soberano de Inversión de Arabia Saudí por 300 millones de euros.

FLY EMIRATES (Emiratos Árabes Unidos)

FLY EMIRATES (Emiratos Árabes Unidos)

Actualmente Emirates patrocina a los siguientes clubes de fútbol:

LaLiga: Real Madrid C. F. (desde 2011 hasta 2027) por un importe, en euros anuales, de entre 25 millones los primeros años hasta los 50-70 millones los últimos años.

Ligue 1: Olympique de Lyon

Superliga de Grecia: Olympiacos F. C.

Italia. Serie A:A. C. Milan

Premier League: Arsenal F. C.

Primeira Liga: S. L. Benfica

Patrocina también la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), eventos de Rugby, carreras de caballos y los principales torneos de tenis: Open de Estados Unidos, El ATP Tour, Roland Garros y Open de Australia.

Qatar Foundation (de 2011 a 2013) y Qatar Airways (2013-2017)

pagan 30-35 millones de Euros anuales al FC Barcelona.

Qatar Airways

Paga al equipo de fútbol Bayern de Munich (Alemania) entre 10-20 millones de euros anuales por publicidad (desde 2017).

Además, patrocinan también a:

FIFA, UEFA, la competición CONMEBOL Libertadores en Sudamérica y la Concacaf en América del Norte, Centroamérica y el Caribe.
Torneos de Qatar de la Federación de Tenis (el torneo masculino Qatar ExxonMobil Open y el torneo femenino Qatar Total Open)
CHI AL SHAQAB (la primera competencia ecuestre de su tipo en Oriente Medio y Asia aprobada por la FEI (Fédération Equestre Internationale o Federación Ecuestre Internacional) y uno de los cuatro eventos ecuestres CHI del mundo).

Sydney Swans. Este patrocinio marca la primera incursión de Qatar Airways en la Liga Australiana de Fútbol (AFL).

Campeonato de squash Qatar Classic. Convoca a varios de los principales jugadores de squash del mundo que compiten por el codiciado premio además de por los puntos de la clasificación mundial.

EL SPORTWASHING

¿Sabías que es el sportswashing (blanqueo deportivo)? Consiste en el uso que determinados países o regímenes hacen del deporte como estrategia para vender al extranjero una serie de imágenes, de reformas o de aperturismo que realmente poco tiene que ver con la situación de derechos humanos dentro de esos países. El objetivo es que la población piense en grandes logros o eventos deportivos al escuchar el nombre de determinado país en lugar de la falta de derechos que los acompañan. Por una parte, para lavar su imagen debido a que el deporte es intocable, dada la consideración de semidioses idolatrados que tienen los deportistas en la sociedad capitalista. Las monarquías del Golfo saben que para dominar el mundo deben dominar el deporte. Además, la prensa deportiva es la que más incumple su deber de fiscalizar a los poderosos. Son la mercancía perfecta del actual sistema. Por algo el futbol es un espectáculo promocionado a todas horas en los medios de masas. Es pura política, política de la anestesia.

Durante décadas, el poder de Qatar ha invertido su dinero en el fútbol para incrementar su influencia geopolítica y económica en Europa. Cada vez hay más dinero catarí en empresas de infraestructuras, transporte y medios de comunicación europeas. Además, Qatar está aumentando sus exportaciones de gas natural licuado al continente para compensar el cierre del suministro de gas ruso.

No solo el fútbol ha sucumbido al dinero árabe. Golf, Fórmula 1 y muchos otros deportes también celebran grandes torneos en la zona: la Fórmula 1 celebra hasta tres Grandes Premios en Oriente Medio mientras que MotoGP abre desde hace unos años su temporada en Qatar y el año que viene visitará Arabia Saudí.  Una de las últimas organizaciones en contribuir al sportwashing ha sido la NBA, que en junio anunció que en la presente pretemporada Atlanta Hawks y Milwaukee Bucks disputarán dos amistosos en Abu Dhabi (Emiratos Arabes Unidos), país que estuvo a punto de llevarse la Copa Davis a su país, aunque finalmente no consiguieron cerrar el acuerdo. Recientemente, representantes de la Euroliga estuvieron en Dubái para «identificar oportunidades de colaboración potencial» y en el país de Oriente Medio se habla de una oferta de patrocinio que superaría los 50 millones de euros anuales.

Arabia Saudí ha invertido más de mil millones de dólares en labores de sportswashing: se ha convertido en uno de los principales rings de boxeo del panorama internacional y tiene ahora la Superliga de golf y a Donald Trump como aliado en la competición. 

Su último logro es conseguir organizar los Juegos Asiáticos de Invierno en 2029 en pleno desierto. ¿Cómo? Con una inversión de 500.000 millones de dólares para construir un mega complejo para ello y que tiene como objetivo final poder albergar unos Juegos Olímpicos de Invierno.

Iniciativas españolas a favor del boicot que han hecho asociaciones como la FASFE o clubes de accionariado popular se han visto censuradas por no dejarles entrar con las pancartas para que no se vean en televisión. Tiene su explicación en que los dirigentes del fútbol español hacen grandes negocios con los cataríes.

Pancarta de la afición del Bayern de Munich (Alemania) en el estadio Allianz Arena contra el patrocinio de Qatar con el lema “Por dinero lavamos todo”. Lavadora, maletines llenos de billetes y la imagen del presidente del club Herbert Hainer, sosteniendo una camiseta del Bayern repleta de sangre y metiéndola en la lavadora…